July 8, 2014

Julio 8, 2014 (Orgullo, aprendan de sus errores)

En la iglesia de San Antonio de Padua, Lancaster, Pa. Después de la Santa Comunión, yo puedo ver un techo que tiene una pieza en el centro por afuera que le identifica a la gente la iglesia. Jesús dice: “Mi gente, tu has leído en el Evangelio como Yo limpie al demoniaco de sus demonios. Yo sane a la persona entera en cuerpo y alma. Yo también sane a los que tenían fe en Mí que Yo los podía sanar. Yo vine a sanar a los pecadores y no al autosuficiente. Ustedes todos son afligidos con una tendencia al orgullo porque muchos quieren estar correctos en todo. La gente quiere que los demás piensen que son inteligentes y no alguien que es ignorante de conocimiento. No te ates a tu orgullo tanto de que no puedas admitir que has cometido un error. Todos cometemos errores porque no son perfectos. Así que aprendan de sus errores terrenales y de las cosas espirituales. Los fariseos no querían que sus posiciones de autoridad fueran socavados por Mis enseñazas y Mis milagros. Es por eso que ellos clamaron que Yo expulsaba a los demonios porque Yo era el príncipe de los demonios. Yo les dije que Satanás no expulsaba demonios porque su reino estaría dividido. Pero por medio de Mi poder como Hijo de Dios, Yo expulsaba a los demonios para dar evidencia a Mi Divinidad. Tengan confianza en Mi, Mi gente, porque Yo permito que los demonios solo tengan cierta habilidad para tentarlos. Yo les doy las gracias en Mis sacramentos para resistir estas tentaciones. Si tu caes en pecado, no seas orgulloso, ven a Mi en la humildad de la Confesión para perdonarte tus pecados y restaurar Mis gracias en sus almas.”